Home

CONCEPTO

Es Locura tratar de plasmar lo que aún no podemos explicar, intentar traer a nuestra efímera existencia la abrumadora vastedad y perfección del Universo. Aun así, limitados por la percepción del mundo que tenemos, conscientes del exiguo alcance de nuestra comprensión, es momento de mirar allí, al origen y destino de todo.

Sin prescindir del placer estético que puede llegar a generar, la obra busca en especial propiciar una oportunidad de abordar, en medio de la gran irrupción de fuerzas renovadoras que se viene dando, asuntos que siempre han sido trascendentales para la humanidad. El origen y destino del Universo, de su espacio y de su tiempo, de la vida que alberga, y en especial, el propósito conjunto de todos ellos, son algunos de esos temas.

En la grandeza de esos sucesos se cimienta la obra, no para hacer evidente nuestra aparente pequeñez, sino para hacer conciencia de todo lo contrario, que estamos intensamente conectados formando parte de algo mucho más complejo. El Universo, con sus fenómenos incomprensibles, con el inmenso y complejo tejido de detalles que encarna, parece algunas veces ser totalmente indiferente a nosotros, pero, la realidad detrás de todo eso es que hay una relación armónica e íntima entre la composición y el desarrollo del Universo y el hombre.

El origen del Universo no fue solo el origen del tiempo, el espacio, la energía y la materia que hay en él, sino también el origen de una transformación continua que condujo a tener lo que hoy nos rodea, lo que somos, lo que vivimos y lo que soñamos.El Universo no es algo en la distancia como algunas veces se piensa, es el amanecer y atardecer de cada día, es cada detalle que apreciamos en la naturaleza, es cada relación que tenemos, es todo.

Según la teoría del big bang, hace algo más de 13.700 millones de años lo que hoy es el Universo estaba contenido en un punto infinitesimal llamado Singularidad, que luego de una gran explosión se empezó a expandir hasta lo que es ahora, un espacio con un diámetro cercano a 93 mil millones de años luz para lo que se conoce como Universo visible. Allí, en ese inicio, en ese pequeño punto, estaba concentrada toda la materia y energía, las 200 mil millones de galaxias que se estima existen, sus soles, sus planetas y lo que en todo ello hay, incluidos nosotros mismos. Somos entonces una consecuencia natural de la existencia del Universo y en sí el Universo mismo. Somos parte consciente, racional y sentimental de una gran inmensidad cósmica; somos distintas facetas de una única entidad original, y en ese sentido, todo lo que hay a nuestro alrededor es una expresión de nosotros mismos.

Nuestro verdadero avance evolutivo tiene lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana, cuando entendemos que podemos vernos en todo, especialmente en los demás, pues como seres sociales, cada relación se convierte en herramienta fundamental para evolución de nuestra conciencia.

Es ese el poder evolutivo del Universo y por consiguiente de nosotros:  pasar de lo más simple a lo más complejo, de lo inconsciente a lo consciente.

BIOGRAFÌA

Hernán Hernández nació  en Medellín, Colombia. Graduado en Ingeniería y siempre atraído por la Cosmología, realizó estudios de pintura en el instituto Bellas Artes de Medellín, así como prácticas de Escultura en Ciudad de México, Medellín y Pietrasanta.

Su obra es la fusión de sus dos pasiones fundamentales, la escultura y la cosmología, por eso aborda temas hipotéticos relacionados con el origen y evolución del universo, plasmándolos sutilmente en materiales como el mármol, el bronce y el acero. Mas allá de esa confluencia entre el arte y la ciencia, su obra plantea una realidad que parece inmutable en el Universo, que provenimos del mismo origen, que estamos conectados formando parte de algo inmensamente complejo que aún no acabamos de comprender.

ESCULTURAS

AGUJEROS

El tema central de este grupo de obras aborda uno de los conceptos más profundos de la cosmología moderna. Se trata de la posible relación entre los agujeros negros y sus inversos temporales, los denominados agujeros blancos, así como su probable efecto en el origen del Universo.

 

CURVATURAS

Ingresa tus datos

Inicio
Concepto
Biografía
Galeria
Contacto